SE VIENE EL FRÍO QUE MATA

Aparte de enfrentar el Covid-19, las bajas temperaturas serán otro reto para a las autoridades.

FOTO:Andina-Agencia Peruana de Noticias

Por: Franklin Bustos Puma

La región del Cusco enfrenta el Covid-19 en fase tres y se prepara para la fase cuatro, que según los especialistas llegará en algún momento de todas maneras. Sin embargo, hay otro problema que requerirá la atención de las autoridades, las heladas y el friaje en la región altoandina no se detendrán. Como cada año varias vidas se perderán a causa de las infecciones respiratorias y la neumonía que ocasionan las temperaturas bajo cero.

A primera vista se puede creer que las heladas y el friaje solo afectan la salud y la vida de las personas, y de hecho ese es el principal efecto que causa, pero cuando levantamos la mirada y vemos el problema en su real magnitud, nos damos cuenta que existen otros factores que deben ser tomados en cuenta: población que vive sin servicios básicos, en pobreza y pobreza extrema, damnificados, miles de hectáreas de cultivo que se pierden y mucho más.

En el año 2018 con apoyo del Congreso de la República se publicó una investigación sobre el tema que se tituló, “El friaje y las heladas: diagnóstico de la problemática en el Perú y legislación comparada”[1]. Los datos que arrojó el estudio ponen de manifestó que del 2003 al 2018, 7 millones 24 mil 177 de peruanos estuvieron expuestos a estos fenómenos climáticos. Otro dato que resalta es que 3 millones 862 mil 572 personas sufrieron los efectos de las heladas y 3 millones 171 mil 106 habitantes fueron afectados por el friaje.

El mismo documento refiere que en el año 2016 la población afectada y damnificada llegó a un millón 285 mil 472 personas, se perdieron 127 mil 833 hectáreas de cultivo y otras 682 mil 990 hectáreas fueron afectadas en todo el territorio nacional. Las normas sobre este tema son numerosas, entre el 2011 y el 2018 se aprobaron tres leyes y nueve decretos supremos, que lo que hacen en líneas generales es otorgar presupuesto a los gobiernos regionales y municipalidades para afrontar las emergencias.

La región del Cusco tiene una característica que la distingue de otras, su territorio se divide entre la sierra, la ceja de selva y la selva, lo que quiere decir que ambos fenómenos, heladas y friajes, se producirán al mismo tiempo. Según las normas vigentes son las municipalidades y el gobierno regional las instituciones que deben elaborar e implementar planes de gestión de riegos, pero con el Covid-19 la atención está centrada en superar la pandemia.

Si tendríamos la posibilidad de usar el DeLorean DMC-12 de la película “Volver al Futuro” y podríamos viajar al año 2040, seguro también tendríamos heladas y friajes por estos lares. Entonces no necesitamos que autoridades pasajeras parchen goteras, sino de planes multidisciplinarios a largo plazo que ayuden en todo sentido a generar mejores condiciones de vida para los más pobres de nuestro país.

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.